Qué expresión tan bonita y de tanto contraste. Culmen de un relato de traición y entrega, de engaño y sacrificio. Israel hablando a su hijo perdido, que creyó muerto durante tanto tiempo por culpa de otros de sus hijos, envidiosos.

Seguro que no es la única vez que sucede algo así en la historia.

 

Anuncios